Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 10 agosto |
San Lorenzo
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿De quién es la culpa de nuestra separación?

shutterstock_1917390728.jpg

NDAB CREATIVITY - Shutterstock

Pareja discutiendo con fuerza.

Orfa Astorga - publicado el 03/08/22

Caso de consultorio a cargo de la especialista en terapia matrimonial Orfa Astorga

—Tuve una infancia y primera juventud de vejaciones y violencia en mi familia de origen que me dejaron con daños que he superado con dificultades y… echando a perder. —Contaba en consulta un joven señor en mediación familiar.

Quien será mi ex esposa no supo comprenderlo, y, peor aún, sumó sus propios defectos, así que no me siento ni tan culpable ni tan responsable —se expresó no muy convencido.

—Dígame, ¿alguien lo obliga a terminar con su matrimonio?

—Por supuesto que no, es mi decisión, aunque eso sí, obligado por las circunstancias.

—Siendo así, lo que menciona sobre su dura experiencia en su familia de origen, ciertamente puede haber afectado en mayor o menor medida a su libertad. Pero como usted mismo reconoce, siempre puede ejercerla, y tomar sus propias decisiones, como ahora al buscar separarse.

—Sí, lo admito.

Es por ello que no debemos descargar sobre nuestro pasado, los demás, o las circunstancias, todo el peso de nuestras decisiones, faltas y errores. Porque de una forma u otra, somos y seremos siempre responsables de nuestros actos.

Para entenderlo, debemos distinguir entre una limitación psicológica y lo que constituye el reducto de nuestra libertad personal. Ahí se encuentran nuestras responsabilidades y culpas, solo de esa manera sanaremos y creceremos.

Instalarse en una actitud contraria sería como declarar clausurada nuestra dignidad y con ella nuestra inteligencia, voluntad y capacidad de amar. En lo personal, pienso que no es ese su caso. Por eso es necesario que sea clara hablándole del deber ser del matrimonio y el amor conyugal.

—Si, hágalo.

¿Acaso yo no soy responsable?

Muchos que se separan suelen justificarse usando frases como: la distancia nos separó, nuestras incompatibilidades de caracteres, el exceso de trabajo, los problemas económicos, esto y lo otro Es como si de un tercero o un extraño ajeno a la relación se tratara, y no fuéramos nosotros los únicos responsables de nuestros amores.

Un ejemplo:

Si compramos una casa a crédito, firmamos unos documentos que nos hacen deudores y debemos pagar, con o sin ganas. Si lo pensamos bien, tomamos la decisión de comprar sin saber las dificultades que enfrentaríamos para pagar. Sin embargo, lo hicimos contando con nuestra inteligencia, voluntad y una libertad responsable.

Esta verdad, en una dimensión profundamente humana, aplica en el matrimonio.

Al pactar el matrimonio, consentimos en adquirir un vínculo. Es una deuda de amor a pagar en una relación de justicia, por una entrega plena y total de toda nuestra persona.

LOVERS HANDS
En el matrimonio hay una entrega plena de amor para siempre.

Por supuesto que al contraer esa deuda sabíamos que habríamos de enfrentar muchos claroscuros para cumplirla. Claroscuros que atravesaríamos decididos a que el amor no muriera en nuestras manos, sin saber cuándo ni cómo.

Así debe ser, pues la esencia del matrimonio es una unión tal entre varón y mujer, que no se puede disolver, ya que el amor entre personas es un amor espiritual y el espíritu no tiene partes, no se puede deshacer, corromper, separar.

Eso explica que, por la fuerza de nuestro espíritu, somos nosotros los únicos que presidimos sobre todos nuestros dinamismos psicosomáticos para acoger al otro, amándolo, no a pesar de sus defectos, sino incluso con ellos.

El amor familiar más allá de las circunstancias

Por esto, el amor familiar jamás pasa en medio de todo lo que nos pasa.

Luego aun cuando infortunadamente se hayan acuñado el término, no existen las ex esposas, como no existen los ex hijos, ex padres, ex hermanos…  

Mi consultante canceló su petición de ayuda de mediación familiar por separación, y se decidió a querer seguir queriendo.

Por Orfa Astorga de Lira

En Aleteia te orientamos gratuitamente, escríbenos a:consultorio@aleteia.org

shutterstock_1492615529.jpg
Te puede interesar:El fraude de la infidelidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.