Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 01 octubre |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Cómo no perder la paz por lo que otros muestran en las redes

PORÓWNYWANIE

Prostock-studio | Shutterstock

Compararse es una forma de envidiar.

Orfa Astorga - publicado el 22/07/22

La terapeuta Orfa Astorga atiende a las consultas de personas entristecidas por lo que ven en las redes sociales: aparente felicidad, bienes materiales...

—La verdad es que, a mis cincuenta años, sin culpar a nadie, siento una extraña insatisfacción en mi vida —contaba una señora en consulta.

—Hábleme un poco de sus motivos —le propuse amablemente.

—Bueno, tengo un buen esposo e hijos ejemplares y aun cuando siempre hemos luchado en lo económico, no nos han faltado los medios necesarios. Pasa que me contrarío, pues me doy cuenta de que ya no alcanzaré a vivir ciertas experiencias, como hubiera querido. —agregó con expresión de cierto desasosiego.

—Por lo que cuenta debería sentirse feliz y afortunada… ¿Qué le ha influido para sentirse así? —le pregunté.

—Debo ser una tonta, pero siendo sincera, me comencé a sentir así cuando empecé a participar en las redes sociales, con amigas y conocidas de la juventud, a las que tengo años de no ver.

Fueron varias las charlas, en las que finalmente, mi consultante reconoció aquellos aspectos esenciales en los que es verdaderamente afortunada, lo que le ayudó  a identificar y superar esos espejismos, que en tantas personas producen frustración.

¿Cuál es la trampa de esos espejismos?

En las redes sociales, aparecen personas conocidas o desconocidas, radiantes de felicidad, exhibiéndose lo mismo en una actividad extraordinaria, que en los escenarios más encantadores o en el transcurso de un maravilloso y placentero viaje. Siempre con evidente espíritu festivo.

Selfies de instantes mágicos, al comer un caro platillo, disfrutar de una fina bebida o situaciones que pretenden mostrar sensaciones afectivas palpables.

SELFIE
En las redes sociales,m la mayoría de nosotros solo mostramos la cara divertida, lujosa, agradable de la vida y obviamos las dificultades, que siempre hay.

Lo cierto es que esas imágenes corresponden a pocos hechos sobresalientes en la mayoría de las personas. En otros casos, los menos, ciertamente exhiben a personajes con ese éxito, que tanto celebra la sociedad y que paradójicamente suele provocar envidia.

Parecieran el culmen de una vida… pero no es así.

Más que otra cosa, se trata de un espejismo que muestra solo metas humanas, que siendo legítimas, no tendrían nada de malo salvo que, para algunos, la vida se reduce a ello.

Eso explica que, en algunas personas, el mucho uso de las redes sociales suele incrementar la sensación de infelicidad, sobre todo cuando se tiene una idea hedonista y materialista de la vida, por lo que, al compararse con lo que suponen la plenitud de las otras, dudan de su propia felicidad.

Entonces nace la frustración, la envidia y cierta forma de resentimiento con la vida en general.

Es por eso que tratando demostrar que “se es” porque “se tiene”, a la menor oportunidad entran a divulgar eventos particulares de su vida, como si perdieran su sabor o su sentido por no haber enterado a los demás.

Ocultan las penas

Y en esas virtualidades ocultan las penas, propias de la existencia humana.

Se crea así una dependencia de la opinión ajena, por la que en ocasiones se realizan actividades o compran cosas con dinero que no se tiene, para impresionar y causar envidia a personas a las que no se trata, o no se aprecia.

Es momento de hacer un alto

Hace falta un alto en el camino y recapacitar.

No hay dos vidas iguales, no tenemos por qué tener las mismas ideas, gustos, modos de pensar y de hacer de otros. Debe ser así, cuando tenemos nuestro modo propio de plantar nuestra semilla, de cuidar la planta, y recoger sus frutos.

FAMILY
Cada persona tiene su camino hacia la felicidad.

Frutos, que la más de las veces, nacen de nuestra vulnerabilidad superada a través de luchas y vencimientos que solo Dios conoce.

Frutos que recogemos al caminar cada día, con humildad y agradecimiento por la gratuidad de tantos dones.

Dones tan valiosos que evitan la necesidad de compararnos.

La vida es mucho más que lo que muestran las redes sociales.

Por Orfa Astorga de Lira

En Aleteia te orientamos gratuitamente, consúltanos escribiendo a: consultorio@aleteia.org

Tags:
envidiaredes sociales
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.