Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 02 diciembre |
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

¿El Papa y la OTAN tienen visiones contrapuestas? 

21.04-newsletter.png

Antoine Mekary | ALETEIA

Papa Francisco junto a una bandera llegada de Bucha, durante una audiencia general

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 17/06/22

'Están ladrando a las puertas de Rusia’. Una frase que refirió el Papa, no suya. La repuesta del Secretario de la OTAN, Jens Stoltenberg

¿El papa Francisco y la OTAN tienen visiones contrapuestas? En realidad no del todo. Pero sí perspectivas distintas para el mismo fin: pacificar las fronteras europeas. No obstante, esto signifique – según el Papa –  incluso reformar estructuras pensadas para la guerra fría que hoy tambalean por su anacronismo o visión belicista (leer séptimo capitulo de Fratelli Tutti). 

El papa Francisco muestra con cada discurso y gesto que desea la paz y evitar alimentar la carrera y el comercio de armas que detona en la llamada: “guerra mundial a pedazos”. Punto. 

La OTAN busca garantizar una alianza atlántica militar para preservar el mundo de una tercera guerra mundial con consecuencias nucleares catastróficas.

Hasta aquí, las vías convergen con las de Roma en querer pacificar el mundo, pero los senderos para ello se alejan y son diversos en Haren, Bruselas, respecto a los perscrutados por la diplomacia de la Santa Sede.

El papa Francisco dijo en su última entrevista publicada porLa Civiltá Cattolica (14.06.2022) que era ingenuo – como en el cuento de Caperucita Roja -reducir la complejidad de la situación actual «a dividir entre buenos y malos”. 

shutterstock_2109598166.jpg

Preocupación por el desarrollo de la OTAN…

Lo dijo en una larga entrevista concedida el 19 de mayo de 2022 a los directores de revistas jesuitas europeas.  Unos meses antes del inicio de la invasión rusa, el Papa habló con un jefe de Estado “muy sabio”. “Me dijo que estaba muy preocupado por cómo se estaba desarrollando la OTAN. 

Le pregunté por qué y me respondió: ‘Están ladrando a las puertas de Rusia. Y no entienden que los rusos son imperiales y no permiten que ninguna potencia extranjera se les acerque. Y el Papa constató la previsión de este jefe de Estado que «sabía leer los signos”. 

A distancia, y a su manera, la OTAN respondió a las declaraciones del Papa a través de su Secretario General, Jens Stoltenberg, en el contexto de una pregunta hecha por Thomas Gutschker, (Frankfurter Allgemeine Zeitung), durante una rueda de prensa  el 16.06.2022, y en la que indicaba que el Papa ha hecho algunos comentarios sobre la posible contribución de la OTAN a la guerra en Ucrania. 

No está a favor de Putin 

“Ha dicho – según Gutschker – que no conocemos todo el drama que se desarrolla detrás de esta guerra, que fue, y cito, ‘provocada de alguna manera o no evitada’. Todos sabemos que el Papa puede alegar infalibilidad para sus comentarios”. 

Por su parte, Stoltenberg aseguró: “Así que la OTAN es una alianza defensiva y la guerra en Ucrania es la guerra del Presidente Putin”. 

Ambas posiciones convergen en un punto clave, pues  el Papa dijo que no está «a favor de Putin” en la entrevista antes citada (14.06.2022). 

“Es una guerra que él (Putin) ha decidido llevar a cabo contra una nación soberana independiente”, añadió Jens Stoltenberg. 

“Y lo que la OTAN ha estado haciendo durante muchos años es apoyar a la nación soberana e independiente de Europa, Ucrania, entrenar, asistir, asesorar y equipar a las Fuerzas Armadas ucranianas. 

Eso es lo que los aliados de la OTAN y la OTAN han hecho durante muchos años. Esto no es una amenaza para nadie. No es una provocación. Y eso es lo que seguimos haciendo. 

Así, son el Presidente Putin y Moscú los responsables de esta brutal agresión contra el país independiente que es Ucrania.”, concluyó Stoltenberg. 

Legítima defensa

UKRAINE
Niña ucraniana refugiada

Ahora volviendo al Papa. Ante de la guerra en Ucrania, había profetizado en Fratelli Tutti que «el catecismo de la Iglesia Católica habla de la posibilidad de una legítima defensa mediante la fuerza militar, que supone demostrar que se den algunas condiciones rigurosas de legitimidad moral”. 

Sin embargo, también indica que «fácilmente se cae en una interpretación demasiado amplia de este posible derecho”. Obviamente, el Papa no tenía en mente a Ucrania en ese momento histórico (3.10.2020). 

Y agrega – algo que se puede considerar útil para prevenir futuros conflictos – que «a partir del desarrollo de las armas nucleares, químicas y biológicas, y de las enormes y crecientes posibilidades que brindan las nuevas tecnologías, se dio a la guerra un poder destructivo fuera de control”. 

Y de esta manera, a pesar de que algunas teorías bélicas quieren cobijarse en el catecismo de la Iglesia, afirma que «ya no podemos pensar en la guerra como solución, debido a que los riesgos probablemente siempre serán superiores a la hipotética utilidad que se le atribuya”. 

¿Existe una “guerra justa”? 

Por último, ninguna guerra es justa, había clamado el Papa: “hoy es muy difícil sostener los criterios racionales madurados en otros siglos para hablar de una posible “guerra justa” (258, Fratelli Tutti). Por ello, insistía: “¡Nunca más la guerra!”. Francisco no niega la “legitima defensa” del pueblo ucranio para preservar la vida.

El Secretario de Estado, Pietro Parolin, dijo el 13 de mayo de 2022 que la Santa Sede sigue trabajando para alcanzar «un alto el fuego” y poner fin a «las operaciones bélicas» en Ucrania lo antes posible. Lo declaró el Secretario de Estado respondiendo a los periodistas sobre las consecuencias de la guerra en Ucrania al margen de una conferencia sobre el pontificado de Juan Pablo I, en la sede de la Pontificia Universidad Gregoriana. 

Parolin también opinó sobre el envío de armas a Ucrania. Reitera la posición ya expresada desde el inicio de la guerra, a saber, que «existe el derecho a la defensa armada en caso de agresión«, como también afirma el Catecismo de la Iglesia Católica, pero «bajo ciertas condiciones». 

075_group-cardinal210621_npDUL.jpg

El cardenal Parolin aclara

La primera, subraya el cardenal, es «la de la proporcionalidad, luego el hecho de que la respuesta no produzca mayor daño que la agresión». En este contexto se habla de «guerra justa». «Entiendo que en lo concreto sea más difícil determinarlo, pero necesitamos tener algunos parámetros claros para abordar la cuestión de las armas de la manera más justa y moderada posible”, añadió. 

En efecto, en la última audiencia general, el Papa afirmó: “Por favor, no olvidemos al pueblo martirizado de Ucrania en guerra. No nos acostumbremos a vivir como si la guerra fuera algo lejano. Que nuestro recuerdo, nuestro afecto, nuestra oración y nuestra ayuda vayan siempre hacia este pueblo que está sufriendo tanto y que está llevando adelante un verdadero martirio” (15.06.2022). 

En fin, el Papa considera que “toda guerra deja al mundo peor que como lo había encontrado. La guerra es un fracaso de la política y de la humanidad”. Por ello, insiste, e insistirá, en “reconocer el abismo del mal en el corazón de la guerra”. Y – escribe- “no nos perturbará que nos traten de ingenuos por elegir la paz” (Fratelli Tutti, capítulo 7). 

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.