Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 01 diciembre |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿Por qué a veces es difícil para una hija adulta llevarse bien con su madre?

madre e hija

Krakenimages.com - Shutterstock

Magdalena Prokop-Duchnowska - publicado el 07/06/22

Para algunas madres, las hijas son el mundo entero: actúan como confidentes, compañeras y amigas. Entonces, cuando esas hijas quieren comenzar a vivir sus vidas, las madres se aferran a ellas, tratando de mantenerlas a su lado

¿Por qué suele ser tan difícil para una hija adulta llevarse bien con su madre? ¿Es posible la amistad entre ellas? Hablo con una psicoterapeuta, educadora especial y directora de la Clínica Cristiana, Bogna Kuczyńska, sobre las madres tóxicas, la separación saludable, vivir la propia vida, y el miedo, sin el cual no hay desarrollo e independencia.

Aparentemente, más del 57 por ciento de las mujeres no están satisfechas con la relación con su madre. ¿De qué podría ser el resultado?

Las razones varían, pero una de las más importantes es la emotividad femenina y el deseo de construir relaciones

Ten en cuenta que la relación con el padre, por regla general, no genera tantos problemas. 

Los niños suelen pasar menos tiempo con su padre que con su madre, pero también lo hacen con principios diferentes. 

La relación con mamá se basa principalmente en conversaciones y confidencias, mientras que con papá, en actividades conjuntas

Cuando se trata de una hija, se estrechan aún más los lazos y se identifica con la madre. Esto es lo que observamos con más frecuencia.

De ella aprendemos también a ser mujer, esposa y madre, y a construir relaciones con nosotras mismas y con el mundo.

Para una niña de unos pocos años, mamá es de hecho el mundo entero, pero para una adolescente rara vez lo es.

El bebé es parte de la madre durante el embarazo y es parte de la madre cuando nace. Pero entre las edades de 1 y 3 años, se produce el proceso que llamamos desconexión. 

Aparece la ansiedad por separación: el niño pequeño reacciona a la separación de su madre con resistencia y llanto, y esto es completamente natural. 

Sin embargo, esta situación ansiosa casi siempre conlleva una oportunidad de desarrollo. En este caso, solo al separarse, el niño tiene la oportunidad de descubrir que la ausencia de la madre no representa una amenaza para él. Y este es –de hecho– el primer paso de este niño en el camino hacia la independencia. 

Todavía faltan muchos de esos pasos, más pequeños y más grandes, y uno de ellos es una rebelión adolescente que implica, entre otros, cuestionar a la madre.

Entonces, ¿proteger demasiado a un niño contra lo que le causa ansiedad en realidad lo está privando de la oportunidad de ser independiente?

El padre piensa que quiere lo mejor para el niño, pero en realidad, sin saberlo, lo lastima. 

Dejar en casa a un niño que tiene miedo de ir al kinder no siempre será bueno y de desarrollo para ellos. 

Un niño de pocos años tiene miedo a la separación, al igual que puede tener miedo a la oscuridad o a los monstruos. El miedo es una parte natural de la vida. 

Obviamente, alguien que tiene miedo de nadar no se lanza a aguas profundas de buenas a primeras. 

Pero, resulta que ni forzar a esa persona a meterse en el agua ni tratar de protegerla del contacto con el agua le servirá de nada.

– Volviendo a la rebelión juvenil: la hija que miraba a su madre como un espejo, de repente comienza a hablar y rebelarse. ¿Debo entender que tal situación no solo es normal, sino también saludable y de desarrollo?

Una niña en edad preescolar quiere ser como su madre: se prueba sus zapatos, intenta pintarse los labios con su lápiz labial, imita gestos y palabras. 

Pero para poder construir una vida independiente, por sí misma – y no hay reglas –, debe tarde o temprano cortar con esta madre, es decir, cuestionarla. 

Si esto no sucede, la niña puede permanecer en una relación simbiótica tóxica con la madre hasta la edad adulta avanzada y, en casos extremos, incluso por el resto de su vida.  

¿Cómo podemos apoyar esta separación saludable, primero cuando es niña y luego cuando es adolescente?

Dándole el derecho de decidir por sí misma. Por supuesto, según la edad y dentro de los límites establecidos. 

No permitimos que los niños de unos pocos años decidan si irán al kinder, pero sí de qué manera y con qué vestido, por supuesto. 

Hay áreas en las que vale la pena (e incluso se debe) permitir que la hija tome decisiones independientes.

– Pero aunque la elección de una blusa es bastante fácil de aceptar, dar libertad para elegir estudios, trabajo o esposo puede ser todo un desafío.

Así es, por eso vale la pena recordar que una hija no es una extensión de la madre, sino una persona aparte. 

El papel principal del guardián es, por lo tanto, preparar a esta personita para partir, para salir al mundo. 

Y esto se hace dando libertad y aceptación aun cuando no nos gusten sus elecciones o incluso sean objetivamente incorrectas.

¿Por dónde empezar?

Gran parte del comportamiento tóxico, y especialmente los intentos de controlar a una hija e interferir con su vida, provienen de la falta de vida de la madre.

Por esta «vida propia» me refiero, por ejemplo, a un trabajo, un pasatiempo, un grupo de amigas o una buena relación con el esposo. 

La maternidad es una hermosa vocación, pero si se convierte en el único espacio de atención y desarrollo de una mujer, amenaza con un sentimiento de vacío y sinsentido en la vida, cuando los hijos se van; porque está claro que van a salir volando del nido. 

Para algunas madres, las hijas son el mundo entero: actúan como confidentes, compañeras y amigas. 

Entonces, cuando esas hijas quieren comenzar a vivir sus vidas, estas madres se aferran a ellas, tratando de mantenerlas con ellas.

– Sin embargo, la indiferencia puede ser tan tóxica como el exceso de control.

Sí, y añadamos que la indiferencia puede aplicarse tanto a la madre ausente, que centra toda su atención en su trabajo profesional, como a la madre que decidió quedarse en casa con sus hijos.

Después de todo, puedes estar con alguien prácticamente sin parar y concentrarte solo en limpiar, cocinar y todas las demás tareas urgentes, y al final no dedicarle ni unos minutos al día a esa persona.

– ¿De qué otra manera puede comportarse una madre tóxica?

Tratando a la hija como un objeto, proyectando sobre ella las propias visiones y expectativas, lo que suele ir acompañado de comentarios críticos sobre, por ejemplo, su aspecto. 

El comportamiento dañino también puede ser el resultado de la experiencia previa de esa madre. 

Por ejemplo, una persona que creció en una familia demasiado restrictiva se esfuerza tanto por evitar las reglas estrictas en su propio hogar que se va al otro extremo: cría en total libertad, sin exigir nada a sus hijos ni establecer límites

También hay madres «amigas» que compiten con sus hijas, por ejemplo, por la atención de sus amigas. 

Les cuesta aceptar el hecho de envejecer y el paso del tiempo, por lo que intentan difuminar las diferencias generacionales, por ejemplo, yendo a fiestas con su hija.

web3-mother-daughter-restaurant-cafe-lunch-love-relationship-mom-adult-child-shutterstock
Te puede interesar:Mamá, me tengo que ir

¿Es malo que una madre quiera ser amiga de su hija?

Es bueno si pueden hablar honestamente, compartir emociones y experiencias, y si están interesadas ​​en los asuntos de la otra. 

Tal vínculo excluye el control excesivo, el autoritarismo y la comunicación prescriptiva-prohibitoria. 

Y crea un espacio para la confesión. La hija puede contarle a su madre sobre sus penas, dilemas del corazón y conflictos con sus amigos. Pero al revés, este no debería ser el caso. 

Sí, la madre puede, e incluso debe, contarle a su hija sus emociones y experiencias, pero sin entrar en detalles y sin convertir a la hija en una confidente.

Esto correría el riesgo de cargar a la hija con sus propios problemas y hacerla responsable de su malestar. 

Y en este sentido, pero también teniendo en cuenta el papel de guía que pone límites y muestra lo que está bien y lo que está mal, una madre es una madre, no una amiga.

Y la amistad de madre e hija, pero en la edad adulta, ¿es posible?

Sí, siempre que haya una etapa de separación. Una relación sana solo puede surgir cuando, a pesar del espacio para consejos, sugerencias y compartir experiencias, cada parte siente que puede tomar decisiones independientes. 

Entonces hablamos, nos sugerimos, pero nadie trata a nadie como un oráculo. 

Así, la hija no piensa a cada paso qué diría su madre ante tal o cual decisión. 

Si se pregunta, significa que el cordón umbilical aún no está cortado y hasta que no «mate» la voz de su madre en su cabeza, seguirá intentando estar a la altura de sus expectativas, o por el contrario, rebelarse contra ella.

– ¿Deberías luchar por una relación con tu madre a toda costa? ¿O tal vez hay momentos en los que es mejor dejarse llevar y cortar el contacto?

La separación física de la madre es aconsejable sólo cuando se trata de adicciones y conductas patológicas. 

Por ejemplo, cuando una madre destruye a su hija y ella, en lugar de vivir su propia vida, todavía se siente responsable por ella. 

Por regla general, en todos los demás casos, la solución no es romper la relación, sino resolver los conflictos y problemas que han surgido. 

La base es una conversación honesta y abierta, pero también de buenas intenciones, es decir, decir la verdad con amor, sin alargar arrepentimientos y resentimientos. 

Debemos tener en cuenta que los padres generalmente quieren el bien para nosotros, pero no siempre lo muestran de la manera correcta. 

Además, a ellos también se les ha dado una cierta cantidad de afecto, amor y modelos a seguir en su familia. 

Y si algo me duele, me irrita o se me escapa algo, en vez de esperar a que alguien adivine, puedo hablar de mis emociones y necesidades por mí mismo. 

A veces, el habitual «Mamá, no me gusta cuando interfieres en mi vida» o «Me duele cuando criticas mis decisiones» puede abrir los ojos del otro lado e iniciar buenos cambios.

– Y a menudo esperamos que el otro cambie, dejándonos atascados en lugar de tomar el asunto en nuestras propias manos.

Las hijas de madres tóxicas a menudo actúan como víctimas y, en lugar de empezar a dirigir realmente sus vidas, culpan a la madre de cualquier defecto o fracaso.

Claro, la infancia tiene un gran impacto en nosotros, pero al final, nosotros decidimos cómo vivimos nuestro día a día.

– ¿Cómo cortas ese cordón umbilical y empiezas a vivir tu propia vida?

Esto requiere permanecer en la verdad, es decir, darme cuenta de quién es / era mi madre y qué no obtuve de ella, como hija. Pero es importante no quedarse allí. 

Es importante aceptar que mis padres me dieron todo lo que recibieron, es decir, dieron todo lo que pudieron. 

Así que tal vez, en lugar de esperar a que tu madre finalmente se disculpe o cambie, será mejor que aceptes que es posible que no suceda. 

Acepta este hecho, y si es necesario, perdona las faltas pasadas y concéntrate en el presente y en la relación que hay entre tu madre y tú ahora. 

También vale la pena considerar si puedes cambiar algo más para mejorar esta relación.

– Sobre todo, porque esta es una relación excepcional e irrepetible, y no tendremos otra.

Entre todos nuestros familiares, es la madre la que siempre nos anima y quiere lo mejor para nosotros. Y el hecho de que a veces lo muestre muy torpemente es otra cosa. 

De cualquier manera, con un poco de buena voluntad por ambas partes, la relación madre-hija adulta puede ser verdaderamente hermosa y enriquecedora. 

Tags:
familiamaternidadmujerpadres-hijospsicología positiva
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.