Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 02 diciembre |
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

Francisco: Deseo ir a Kiev, espero el momento justo para hacerlo

POPE FRANCIS DURING MEETING WITH THE CHILDREN'S COURTYARD

Antoine Mekary | ALETEIA

Vatican News - publicado el 05/06/22

Alrededor de 160 niños que participan en el "Tren de los niños", promovido para los más pequeños en el marco de la iniciativa "Atrio de los Gentiles", han sido recibidos esta mañana por el Papa Francisco en el Vaticano. Con los pequeños, algunos de los cuales viven en condiciones de fragilidad personal o social, Francisco entabló un diálogo, respondiendo a sus preguntas. A un niño ucraniano el Papa le aseguró su voluntad de ir a Ucrania, apenas sea posible

El Papa Francisco se ha reunido esta mañana en el Patio de San Dámaso, dentro del Palacio Apostólico, con los pequeños participantes en la octava edición del «Tren de los Niños», un evento organizado por el Consejo Pontificio de la Cultura dentro de la iniciativa más amplia denominada «Atrio de los Gentiles».

Los niños están acompañados por algunos adultos y, tras los saludos del cardenal Gianfranco Ravasi, prefecto del dicasterio, de Antonio Organtini, director general del instituto asistencial Sant’Alessio-Margherita di Savoia de Roma al que asisten los niños, y de Massimiliano Giansanti, presidente de Confagricoltura, que colabora en el evento, son los pequeños los que hablan con el Papa, planteándole con franqueza las preguntas que tienen en el corazón y, a veces, sugiriéndole algo.

Vuelve el «Patio de los Niños», con el Papa niños invidentes y refugiados ucranianos

«Me llamo Sachar, vengo de Ucrania. No tengo una pregunta, sino más bien una petición: ¿puede ir a Ucrania para salvar a todos los niños que están sufriendo allí ahora?» Es uno de los pequeños refugiados, que ahora ha encontrado refugio en Roma, quien se dirige al Papa de esta manera, sin pelos en la lengua, y Francisco le responde:

Me alegro de que tú estés aquí: yo pienso mucho en los niños de Ucrania, y por eso he enviado a algunos cardenales para que ayuden allí y estén cerca de toda la gente, pero especialmente de los niños. Yo quisiera ir a Ucrania; sólo que tengo que esperar el momento para hacerlo, ¿sabes?, porque no es fácil tomar una decisión que puede hacer más mal a todo el mundo que bien. Tengo que buscar el momento justo para hacerlo. Esta próxima semana recibiré a representantes del gobierno de Ucrania, que vendrán a hablar y a hablar de una posible visita mía allí: vamos a ver qué pasa.

Sé que viajas para mejorar el mundo

Los niños quedan impresionados al encontrarse ante una personalidad tan importante como el Papa, que habla con todos los grandes de la tierra, que ha viajado tanto, pero que también está con los más pobres y los más pequeños. Tienen curiosidad por saber qué significa ser el Papa, si es un «trabajo» pesado y cómo siente Francisco la responsabilidad de su papel.

Mattia pregunta al Papa Francisco: «Sé que has visitado muchos países en el extranjero, especialmente países pobres, para hablar con los jefes de Estado y también para rezar por esos países, para mejorarlos. Pero, en tu opinión, ¿cuál fue el país que visitaste que más mejoró gracias a tí?». En su respuesta, Francisco le explica que cada país tiene su propia peculiaridad, pero que la peculiaridad más rica de un país es su gente. Cada persona es diferente, es distinta, tiene su propia riqueza.

También aquí: cada uno tiene su propia riqueza, la riqueza de su propia alma, porque el corazón de cada uno de nosotros, el alma de cada uno de nosotros no es la misma: ¡no! No existen corazones iguales, almas iguales: cada uno de nosotros tiene su propia riqueza y esto también cuenta para los países. En los países que visito, siempre he visto riquezas especiales: esto de esta manera, esto de la otra… y esta es la belleza de la creación.

¿Qué significa ser Papa?

«¿Qué se siente ser el Papa?», pregunta otro llamado Edgar. «Lo importante, en cualquier profesión que te ponga la vida, es que no te dejes ser tú», no hay que ser personas artificiales, responde el Papa y luego continúa:

¿Cómo me siento como Papa? Como una persona, como cada uno de ustedes en su profesión, en su trabajo. Porque yo también soy una persona como ustedes, y si tengo este trabajo debo tratar de hacerlo de la manera más humilde y más acorde a mi personalidad, sin tratar de hacer cosas ajenas a lo que soy.

«¿Pero es agotador ser Papa?» Le pregunta entonces Caterina. Cualquier tarea que hagamos tiene una parte de fatiga, responde Francisco, pero «Dios da la fuerza para llevar a cabo las labores» y hay que llevarlas a cabo «con honestidad, con sinceridad y con trabajo».

El encuentro del Papa con los niños en el patio de San Dámaso (Galería)

David hace una pregunta que al Papa le gusta tanto: «¿qué se siente al estar tan en contacto con el Creador de la Tierra, es decir, con Dios?» Recordar que Dios está con nosotros es muy importante, dice Francisco, sentirse mirados por Él nos ayuda a hacer nuestro trabajo. Y a continuación subraya:

Pero lo malo es cuando no queremos sentir cerca al Señor, y nuestra preferencia es sentirnos cerca de esto, de esto, de esto pero alejando al Señor. No. El secreto es: sentir al Señor cerca. Y esto te acompaña toda la vida.

El Papa ante las personas con discapacidad

Los niños quieren saber qué piensa el Papa de las personas que tienen problemas o discapacidades. «Cuando usted ve a niños así, ¿va a ayudarlos y aconsejarlos, o sigue por su camino?», quiere saber uno de ellos. En primer lugar, el Papa explica que cuando se mira a una persona nunca hay que sentirse superior, que antes de dar un consejo hay que escuchar y conocer a esa persona. Luego continúa:

Cuando miro a los niños, como tú dices, que tienen algunas limitaciones, algunas discapacidades, pienso que el Señor les ha dado otras cosas, otras cosas hermosas. Una de las cosas que, te confieso, me toca el corazón es cuando me encuentro con personas ciegas, muchas veces me dicen: «¿Puedo mirarte?» Yo, al principio, no entendía, pero luego dije: «¡Sí!», y ellos, con sus manos, se tocaron la cara y me miraron. ¿Qué veo ahí? Creatividad: una persona que tiene una limitación siempre encuentra la fuerza para ir más allá de la limitación y eso es la creatividad. (…). Y eso es digno de elogio.

Recemos los unos por los otros

Ludovica es la última en hablar porque el tiempo se ha acabado, no hace ninguna pregunta sino que le dice al Papa: «reza por mí, por los niños enfermos». Es hermoso lo que dices, comenta Francisco, ‘es algo que debemos pedir el uno por el otro’.

Porque rezar por uno de nosotros es como atraer la mirada de Dios sobre nosotros. Rezar es atraer la mirada de Dios. Cuando rezas, Dios te mira. (…) Tú reza por mí y yo rezaré por ti, y esta relación de pedir oraciones es una relación de hermandad, de amistad, de dos o tres personas que piden que Dios les mire. Rezar es atraer la mirada de Dios sobre nosotros, y eso es hermoso.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.