Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 01 octubre |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

«Desde que aborté, no sé qué me pasa»

shutterstock_1653171565.jpg

By fizkes | Shutterstock

El aborto provoca depresión, angustia, dolor interior.

Sheila Morataya - publicado el 15/05/22

“Entre los pobres jamás existe una mujer que mate un niño. En todo caso lo tendrá abandonado en la calle, pero no lo matará” (Santa Teresa de Calcuta)

Pensativa se miraba a sí misma en el espejo. Entonces la psicoterapeuta le preguntó: ¿cómo pasó esto?

-Fueron diez años. Él me ama. Pero tengo que cuidar de mí ahora. Mi papá me decía: nunca deberíamos arrepentirnos de las cosas que hacemos o de las cosas que no hacemos.  Pero tuve un aborto y no sé lo que es eso, es algo que hice o algo que no hice.

Las palabras anteriores corresponden a una escena que se encuentra dentro de la película “Las cosas que pasan”.

Escribo sobre el aborto no desde el punto de vista periodístico sino como una persona que sabe –ahora- lo que es y que ha visto llorar angustiadas y con un enorme sentimiento de culpa a muchas mujeres como consecuencia de haber abortado. El caso Roe v. Wade que aprobó el aborto en Estados Unidos está a punto de ser revocado de nuevo por la Corte Suprema de este país. Esto ha provocado una reacción violenta entre los activistas que opinan que una mujer puede elegir si trae o no un hijo al mundo.

Mirarse en el espejo y comprender que hay una herida

PIGUŁKA ABORCYJNA
El aborto parecía la solución, ¿verdad?

Esto es lo que le pasa después de un tiempo a la mujer que ha abortado y en su momento no es consciente de lo que esta acción (decidir dar o quitar la vida) impactará en su relación  y en ella misma. Mucho menos es consciente de los efectos psicológicos y del alma que esto trae consigo.

«…las heridas que el aborto deja no sólo en la mujer sino también en el hombre.» 

Hace algunos meses en España, estuve aprendiendo junto a un sacerdote jesuita, cosas importantes en torno a las heridas, la psiquis y el alma. Él decía en una de sus ponencias tres cosas que me parecen perfectas para ahondar un poco más en las heridas que el aborto deja no sólo en la mujer sino también en el hombre. 

«Hay cosas que pasan, otras que nos pasan y otras que nos traspasan» (Javier Melloni)

El padre decía: «Hay cosas que pasan, otras que nos pasan y otras que nos traspasan«. Abortar es algo que nos traspasa, pues deja huellas imborrables en la psiquis, la consciencia, el alma que nunca se podrán borrar. Por eso, la herida del aborto sólo la gracia de Dios la puede curar para que permita vivir con paz. Sin embargo, creo que esta herida terminará de cicatrizar hasta ese momento en que se pueda estar cara a cara con ese hijo que se abortó.

Pero, ¿qué consecuencias trae a la pareja la decisión de abortar?

  1. La herida es mortal. Esta es una herida que no sana, no cicatriza. Decidir abortar, como lo he escrito en alguna otra publicación, es abortar-me, es abortar-nos. La relación tiene sus días contados. Si la pareja que aborta se ama con intensidad y hasta entonces había tenido una relación idílica, muy pronto aparecerá violencia, desconfianza, celos, peleas por nada.  
  2. Mata la relación. Abortar va mucho más allá que terminar con la vida de un hijo. La vida de la mujer y el hombre que aborta queda irremediablemente contaminada por el pecado. Por esto la relación termina.  
  3. Es el inicio de un viaje por caminos tales como la depresión, la ansiedad, los ataques de pánico, la agresividad y tantos otros trastornos de personalidad que se dan como resultado de una culpa no reconocida. Todo esto se da sobre todo en la mujer, pues ella es la portadora de la vida, a la que se le ha confiado esa vida.  

«Pero tuve un aborto y no sé lo que es»

¿Tienes 14 , 17, 19, 25, 35 años y has abortado?  ¿Te llevó tu amiga, tu propia madre, tu novio o tú misma tomaste la decisión de abortar? ¿Sabes que hiciste algo pero no sabes lo que has hecho?

Joven con angustia
¿Hay algo que no encaja en ti desde que abortaste?

Te comprendo. La ignorancia en torno a la belleza de ser persona, de ser mujer y de ser elegida para portar la vida ha sido tu mayor enemigo. Pero te han empezado a pasar cosas: no quieres levantarte de la cama; peleas constantemente con tu novio;  la relación con tu madre se volvió violenta; aquella amiga que te llevo a abortar te traicionó. Además estás deprimida, tienes adicción a la comida, te masturbas, tienes ataques de pánico… Lo que pasa es que estás medio muerta y no lo sabes.

Esto es lo que tienes que hacer

  1. Mírate en el espejo, reconoce que todo lo que te pasa es consecuencia de haber cegado una vida.
  2. Si eres una persona que cree en Dios y sientes la necesidad de hablar con Él, busca a un sacerdote, a un pastor, a un rabí, según sea tu camino espiritual: Dios te espera para perdonarte y sanarte.
  3. Busca apoyo psicológico para ayudarte a ti misma o a ti mismo a gestionar el sentimiento de culpa y perdonarte.

Corría el año 1994 cuando la hoy santa Teresa de Calcuta pronunció estas palabras en el Desayuno Nacional de Oración en los Estados Unidos: “La amenaza más grande que sufre la paz hoy en día es el aborto, porque el aborto es hacer la guerra al niño, al niño inocente que muere a manos de su propia madre. Si aceptamos que una madre pueda matar a su propio hijo, ¿cómo podremos decir a otros que no se maten? ¿Cómo persuadir a una mujer de que no se practique un aborto?”.

¿Eres una mujer, un hombre que ha perdido la paz? ¿Quieres saber qué significa lo que has hecho y te has hecho?

Busca ayuda.

Puedes escribir a consultorio@aleteia.org

Tags:
abortoeducación sexualembarazoheridasmaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.