Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 01 diciembre |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Amar al pueblo ruso

000_32679JP.jpg

AFP

Una periodista disidente del Canal Uno ruso que irrumpe en el estudio de televisión en vivo durante la transmisión de noticias nocturna más vista de Rusia, sosteniendo un cartel que dice "No a la guerra" el 15 de marzo de 2022

Denis Lensel - publicado el 05/05/22

Los pueblos ruso, ucraniano y europeo comparten las mismas raíces, conocerlas te lleva a quererlos y esto salvaguarda la paz

En un momento en que la guerra está en su apogeo en Ucrania, ¿cómo amar a Rusia? Sí, amo a Rusia. Pero amar a Rusia no significa necesariamente aprobar lo que dice o hace su líder, haber ido a la guerra contra un país vecino prohibiendo el uso de la palabra guerra…

Amar a un país, sea el que sea, es primero amar a una población viva, más que a un jefe de estado solitario en el poder autocrático.

Es preferir un pueblo vivo a un sueño de conquista imperial. Preferir la construcción de un futuro concreto a la quimérica esperanza de restaurar un pasado que quedó atrás. Que la gente viva al aire libre, en lugar de querer obligar a unos a salir en tanques o a aplaudir, y a otros a huir o esconderse en sótanos oscuros.

Amar una cultura

Amar a Rusia es amar a un pueblo. Un pueblo cuya cultura -como la de su vecino, el pueblo de Ucrania- tiene sus raíces en el alfabeto de los grandes evangelizadores de los pueblos eslavos orientales, los santos hermanos Cirilo y Metodio.

Amar a Rusia es reconocer la invaluable contribución de una multitud de escritores, pensadores, artistas y místicos de gran profundidad.

Poco importa si estos rusos eran occidentalistas abiertos a la influencia occidental o «eslavófilos» recalcitrantes.

Es amar entre los escritores, con Guerra y Paz, a Tolstoi, que se lee con interés… al filósofo errante ucraniano de Kyiv Skovoroda diciendo que “la santidad no está en la sotana, sino en el cumplimiento de la voluntad de Dios”.

A Gogol, un ucraniano rusificado de familia cosaca, genio atormentado, pionero de lo fantástico.

A Dostoievski criticando —ya…— a Occidente como infiel, pero dispensando la plenitud metafísica de los hermanos Karamazov a la luz de la enseñanza de su padre espiritual Ambrosio de Optino.

A Chéjov, uno de los primeros maestros del cuento y del teatro moderno. En el siglo XX, a Pasternak, Solzhenitsyn y Shalamov, quienes dieron testimonio poderoso de la dignidad humana para todo el mundo contra el horror totalitario.

Los dos pulmones de la Iglesia

A tantos místicos y pensadores, desde los fundadores del monaquismo ruso, hasta el padre Alexandre Men, que murió como mártir en 1990 después de haber evangelizado a la intelectualidad de Moscú y haber dicho: «El cristianismo no ha hecho más que empezar…».

Después del monje Serge de Radonège, en la escuela del icono como lenguaje bajo el signo de la Trinidad, Andréï Roublev fallecido en el siglo XV, celebrado en 1965 por el cineasta André Tarkovski a pesar de la censura, y canonizado en 1988 para el milenio cristiano de la Rus de Kiev.

web2-trinite-roublev.jpg

A Vladimir Solovyov, pensador de la unidad de los cristianos fallecido en 1900, embajador del diálogo ecuménico en los círculos ortodoxos, que rechazó el nacionalismo religioso en nombre de la universalidad.

Luego al poeta Viatcheslav Ivanov, fallecido en Roma en 1949 tras querer unir los «dos pulmones de la Iglesia», Roma y Bizancio, fórmula retomada por Juan Pablo II.

Después, amigo de ese Papa, al ortodoxo Serge Averintsev, poeta y profesor cristiano de la Academia Rusa de Ciencias, quien logró publicar nociones de cultura bíblica en la Enciclopedia Soviética.

El coraje de los ciudadanos

El autor de Vida y destino, esa «guerra y paz» del siglo XX, incautada por la KGB en 1962, el escritor judío ruso-ucraniano Vasily Grossman, cuya madre fue asesinada por los nazis en 1942, lo dijo todo por adelantado de nuestras pruebas actuales ya en 1955 en su admirable Madonna Sixtina, conmovedora obra maestra de humanidad y espiritualidad:

“¿Qué podemos decir ante el tribunal del pasado y del futuro? Diremos: no ha habido tiempo más duro que el nuestro, pero no hemos dejado morir lo que de humano hay en el hombre. […] Mantenemos la fe en que la vida y la libertad son una sola, que no hay nada superior a lo humano en el hombre. Es lo que vivirá para siempre, y lo que triunfará».

Hoy, amar a Rusia, esa Rusia donde Tolstoi y Dostoyevsky cantaron la Madonna Sixtina de Rafael, es también oponerse a la vertiginosa deriva de Vladimir Putin, es oponerse a la mentira.

Y oponerse a un deseo desenfrenado de reconquistar el imperio soviético de Stalin, a una aventura bélica, a la vez asesina y suicida, de la que finalmente nadie, absolutamente nadie, se beneficiará a largo plazo.

Amar al pueblo ruso hoy es también y sobre todo admirar la valentía de los ciudadanos de este país que se atreven a decir «no» a la guerra: la valentía de los manifestantes por la paz, la valentía de los 10.000 firmantes de la Universidad Lomonosov de Moscú, y el coraje de Marina Ovsyannikova, la intrépida joven manifestante de la televisión rusa Pervy Kanal.

Amar Ucrania y Europa

Sin embargo, ¡también es necesario amar a Ucrania! Amar a Rusia y amar a Ucrania, uno no impide lo otro…

Amar a Ucrania es apoyar el coraje de su pueblo que quiere defender su legítima independencia. Y hoy, probablemente también es sostener la voluntad de resistencia de su joven jefe de Estado Volodymyr Zelensky y su gobierno legal. En nombre del derecho de los pueblos a disponer de sí mismos.

Y luego también debemos amar fraternalmente a Europa, en la esperanza de una Europa más grande que se extienda desde el Atlántico hasta los Urales, pero una Europa libre y pacífica.

Y así es para salvaguardar la paz, en un espíritu de justicia y verdad. Contra el orgullo, el desprecio y el odio.

Y no es copiar acríticamente, ni frustrar de manera sistemática y excesiva o celosa a una América lejana, una América que olvida, admira, malinterpreta, ignora o… ama a Europa. Una América ahora debilitada y vulnerable, como todos los poderes terrenales.

El Papa Francisco dijo en 2013 que la Tercera Guerra Mundial había «comenzado en pedazos».

A principios de 2022, he aquí un gran trozo que vuelve a caer, ensangrentado, en la boca de Moloch insaciable de violencia armada. Sí, ya es hora de orar por la paz, sin ceder a la mentira y al odio.

Por Denis Lensen, periodista especializada en países de la Europa del Este que ha realizado una veintena de reportajes en Ucrania y en Rusia.

Tags:
amorculturapazrusia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.