Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 06 diciembre |
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

Aniversario de canonización de Juan Pablo II, homenaje de Benedicto XVI

Pope-Emeritus-Benedette-XVI-and-Cardinal-Stanislaw-Dziwisz-archbishop-emeritus-of-Krakow

© Archidiecezja Krakowska via Fondazione Vaticana Joseph Ratzinger - Benedetto XVI

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 27/04/22

El card. Dziwisz Stanisław recuerda el octavo aniversario de la canonización de san Juan Pablo II y sus palabras que, hoy, siguen vivas tras dos años de confinamiento, restricciones y nuevas guerras

Esta mañana, 27 de abril, en el octavo aniversario de la canonización de Juan Pablo II (2014), el cardenal Stanisław Dziwisz, arzobispo emérito de Cracovia y antiguo secretario personal suyo, ha celebrado la misa en su tumba de la basílica de San Pedro, y después ha visitado al papa emérito Benedicto XVI, 95 años, en el monasterio Mater Ecclesiae.

Pope-Emeritus-Benedette-XVI-and-Cardinal-Stanislaw-Dziwisz-archbishop-emeritus-of-Krakow

El mensaje vivo de Juan Pablo II tras dos años de confinamiento, restricciones y nuevas guerras, en el recuerdo de su secretario particular: “¡No temáis! ¡Abrid, más todavía, abrid de par en par las puertas a Cristo!”. 

Dziwisz recuerda como ayer el 22 de octubre de 1978, un domingo. El nuevo Papa, el primer Papa eslavo de la historia, comenzaba oficialmente su ministerio pontificio. Y en su homilía, durante el solemne rito inaugural, pronunció aquel inolvidable grito: “abrid de par en par las puertas a Cristo!”.

Palabras que resuena aún hoy por ser un llamamiento a los católicos, no solo a los cristianos, según el antiguo secretario del Papa Wojtyla.  

“Abrid a su potestad salvadora los confines de los Estados, los sistemas económicos y los políticos, los extensos campos de la cultura, de la civilización y del desarrollo. ¡No tengáis miedo! Cristo conoce «lo que hay dentro del hombre». ¡Sólo El lo conoce!”.

Dziwisz constata que esas palabras y ese grito: “abrid de par en par las puertas a Cristo!”, fueron el lema de su vida y las líneas guía del pontificado. Palabras que – afirma – infunden fuerza y valentía, en especial a las naciones reducidas a la esclavitud y las cuales Juan Pablo II anunciaba la libertad. 

El cardenal polaco en su libro de memorias de su vida junto a san Juan Pablo II también rememora una frase histórica: “Déjenme ir al Señor”. Frase pronunciada con su ultimo aliento a sor Tobiana. En la foto de esta mañana Dziwisz, 83 años, reza con fidelidad y conmoción en la tumba de san Juan Pablo II en la Basílica Vaticana. 

Cardinal-Stanislaw-Dziwisz-archbishop-emeritus-of-Krakow

Palabras que también lo unen a Benedicto XVI quien lo recordó siendo cardenal: “En su vida la palabra ‘cruz’ no es solo una palabra”. Así diría Joseph Ratzinger de su amigo. 

Pope-Emeritus-Benedette-XVI-and-Cardinal-Stanislaw-Dziwisz-archbishop-emeritus-of-Krakow

Hoy, en el octavo aniversario de la canonización de san Juan Pablo II, el Papa Francisco invitó saludando a los fieles polacos: “pidamos por su intercesión ser testigos fieles de Cristo y de su amor misericordioso en el mundo, en la familia y en el trabajo”. 

Tags:
benedicto xviJuan Pablo IIpapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.