Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 01 octubre |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Una mujer nacida con «medio corazón» consigue ser madre

shutterstock_300996074.jpg

Di FamVeld|Shutterstock

Una mujer con el bebé, poco después de dar a luz.

Silvia Lucchetti - publicado el 05/04/22

La extraordinaria historia de Valeria, que nació con un ventrículo único y ha podido ser madre. Gracias a los avances de los últimos años y a una operación de corazón, tiene una vida normal y llevó a buen término el embarazo.

Historias de la vida (extra) ordinaria

En la web del Hospital Niguarda de Milán  se contó la historia de Valeria, una paciente muy especial porque nació en este hospital hace 30 años con una grave malformación cardíaca: el corazón univentricular . Y también aquí recientemente dio a luz a su bebé.

El mismo cardiólogo

Pero las singularidades de este caso no terminan aquí: de hecho el cardiólogo que la atendió de niña es el mismo que la acompañó durante todo su embarazo. Tratemos de entender qué es el corazón univentricular.

Para Valeria era importante ser madre, pese a su enfermedad.

Corazón univentricular

Nuestra bomba, que se contrae una media de tres mil millones de veces a lo largo de la vida, está formada por dos ventrículos.

El derecho recoge la sangre venosa, pobre en oxígeno, de todo el cuerpo y la envía a los pulmones para oxigenarla.

El izquierdo recibe sangre oxigenada de los pulmones y la distribuye a través de las arterias a todos los órganos para satisfacer sus necesidades metabólicas. ( Ospedaleniguarda.it )

Lactantes con corazón univentricular

En el caso de Valeria, una de los 2-3 recién nacidos entre 1000 que presenta esta malformación, el corazón al nacer en cambio estaba formado por un solo ventrículo que debía cumplir con ambas funciones: podemos decir que su bomba funcionaba con un solo cilindro.

Síntomas de la malformación

Poco después del nacimiento, esta situación se manifiesta con una respiración cada vez más difícil, cianosis I (el color azulado de la piel y los labios), infecciones pulmonares y crecimiento lento. ( Ibídem )

Avances en Cirugía Cardiaca

Hasta la década de 1980, el pronóstico de estos recién nacidos era muy malo y su esperanza de vida se reducía significativamente.

Afortunadamente, Valeria pudo beneficiarse de los extraordinarios avances que mientras tanto había tenido la cirugía cardíaca, y como ella misma dice:

(…) se efectuaron varias acciones correctivas, la última operación a los 5 años fue crucial.

( hospitaleniguarda.i t )

La intervención fundamental para el corazón univentricular

De hecho, es más o menos a esa edad cuando se realiza el acto quirúrgico fundamental que permite, con un solo ventrículo restante, la separación entre las dos circulaciones: la que va hacia el pulmón y la que va hacia los órganos.

Embarazo antes de los 30 años

Después de esta intervención , Valeria pudo llevar una vida sustancialmente normal, como siempre testifica:

Las únicas recomendaciones fueron y siguen siendo para la actividad física. Debo evitar deportes que requieran un esfuerzo intenso. Sé cómo regularme, porque sé muy bien cuáles son los límites de mi corazón. Además, siempre me han recordado que, nuevamente debido al corazón, es mejor planificar el embarazo antes de los 30 años. Yo tenía 29 por ahora.

(Ibídem)

Valeria espera una niña

Una vez tomada la decisión, la joven tiene la suerte de quedar embarazada de inmediato, iniciando un camino de controles frecuentes y exámenes cuidadosos. La ecografía excluye el riesgo de que la niña sea portadora de su propia malformación.

Cesárea

Quince días antes de la cesárea programada, Valeria fue hospitalizada en la sala  por temor, por parte del cardiólogo, a la fatiga severa al final del embarazo.

Las contracciones comienzan antes del plazo fijado, por lo que se anticipa la entrada a quirófano:

La hija pesa 2,4 kilos y está bien

A las pocas horas nació una magnífica niña de 2,4 kg. Estuvo en cuidados intensivos durante unos días, pero sin ninguna advertencia en particular. Tengo que dar las gracias a todo el personal que me siguió: todos los médicos, enfermeras, parteras e incluso el anestesista (citado por su nombre, Ed.).  

(Ospedaleniguarda.it)

«Sin el anestesista no hubiera podido presenciar el nacimiento de mi niña»

Nos preguntamos el motivo de un agradecimiento especial a este último. La respuesta está en la última parte de la entrevista que termina muy bien con:

(..) se las arregló para encontrar el camino a través de mis tatuajes en la espalda para administrarme la epidural en el lugar correcto. Hizo una diferencia, porque sin anestesia general pude presenciar el nacimiento de mi niña.

(Ibídem)

El corazón univentricular: ¡un pistón, doble coraje!

Un final digno de una madre especial -empleada y 4 exámenes de la carrera de especialista en Relaciones Internacionales- por la valentía de haber querido transmitir vida a pesar de los riesgos de un corazón de un solo pistón.     

Tags:
embarazoenfermedadmaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.