Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 24 septiembre |
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

La guerra en Ucrania sólo puede acabar con una negociación

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
Ukraine

Anadolu Agency via AFP

Vehículos militares posicionados en Kramatorsk, Ucrania, después del ataque rusoo.

Salvador Aragonés - publicado el 25/02/22

Un análisis sobre cómo podría acabar este conflicto

Lo que estaba previsto, aunque algunos no lo aceptaran, Rusia ha lanzado un ataque en toda regla contra Ucrania, por tierra, mar y aire. Miles de Ucranianos huyen hacia las fronteras con Polonia para dirigirse Dios sabe dónde. Los ataques rusos han aniquilado toda la capacidad de defensa de Ucrania. Ucrania ya solo tiene soldados de a pie y prácticamente ninguna arma defensiva. 

El presidente Volodomir Zelenski lo ha dicho claro esta mañana: “nos estamos quedando solos frente a Rusia”. El presidente americano, Joe Biden, ha dicho que no hará la guerra en Ucrania, pero serán durísimas las sanciones a Rusia, y bloqueó a los cuatro grandes bancos rusos. 

Las tropas rusas ya están en Kíev, que es donde quería llegar Putin: Ucrania no será ni de la NATO ni de la Unión Europea. Utiliza la doctrina de su antecesor comunista Leónidas Brezhnev, de la “soberanía limitada”.  Una vez ocupada Ucrania, sin que ni Estados Unidos ni la OTAN dispararan un solo tiro. Ucrania no pertenece a la NATO. Rusia hará como en Crimea, convocar un referéndum totalmente controlado por Moscú, y poner en Kiev un gobierno títere, como hizo en Bielorrusia con Lukashenko, que ha barrido dictatorialmente a la oposición democrática.

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, ha lanzado varios mensajes pidiendo la retirada de Rusia del territorio ucraniano. 

Todos los mandatarios occidentales, incluso Japón y Corea han condenado la invasión rusa. El ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania la ha comparado con la invasión nazi. Pero Rusia avanza, contra todo derecho, del derecho internacional. Ha pisoteado los más elementales principios de respetar los derechos de los pueblos. 

Ucrania no quiere vivir bajo la bota de Rusia. Ya ha vivido muchos años (70), en la era comunista. Muchos millones murieron de hambre (el Holomodor, o genocidio por hambre). Se deshicieron del preisdente Víctor Yanukóvich en las revueltas de Madián, fue de los primeros y el principal país de la ex Unión Soviética en independizarse de Moscú.  

El gobierno de Moscú, dirigido por el dictador Vladimir Putin, había montado una campaña de desinformación potente diciendo dos cosas principales: NO queremos invadir Ucrania, y Ucrania no es una nación, ni un país. Pues que se lo digan a los ucranianos.  La historia de Ucrania comienza en el año 882 con el establecimiento de la Rus de Kiev, lugar que los rusos consideran el origen de Rusia.

Ucrania es un país con muchas riquezas y exporta muchos cereales, trigo, cebada, maíz… y es muy rico en mineral de hierro. Además, posee una gran industria de mísiles, aviones, y tecnología moderna. 

El nivel de vida de Ucrania es inferior al europeo, con un PIB per cápita de 3.283 euros, y sus principales mercados son, por este orden, Europa (ceca del 40 por ciento), Asia Central, cerca del 35 por 100, y Rusia, un 17 por ciento. El endeudamiento de Ucrania supone el 82 por 100 del PIB, pero Rusia no alcanza el 20 por ciento. 

Todo el mundo sabe que esto no va a acabar así y que tarde o temprano habrá que sentarse a negociar. Rusia quiere negociar desde una posición de fuerza por su ocupación militar casi sin resistencia, y el mundo occidental solo ha levantado el arma económica de las sanciones.

Mientras tanto, suenan los obuses, los morteros de artillería, las metralletas, el rumor de aviones y los movimientos de barcos de guerra por los mares de Azof y Negro. Ucrania se desangra, y en estos momentos se puede decir que Rusia controla todos los accesos al mar de Ucrania. Se habla de más de 200 muertos en Ucrania, el más triste de todos los datos: la guerra solo puede traer muerte y hambre. La guerra huele a muerto, a odio, a deshumanización. ¿Por qué esta guerra?

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
diplomaciaguerrarusiaucrania
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Oración




Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.