Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 20 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Hay segundas oportunidades?

Parar una serie

Gajus | Shutterstock

Siempre es posible volver a empezar

Carlos Padilla Esteban - publicado el 23/02/22

Segundas, terceras, cuartas... Deja de tener miedo y confía

Quiero hacer las cosas bien, vivir lo que Dios quiera que viva, elegir lo correcto, lo más sano, lo más puro, lo más grande. Pero no lo hago.

¿Tendré una segunda oportunidad si un día me equivoco y no hago lo que me hace bien?

¿Será Dios un Dios de las segundas oportunidades?

Sí, creo en ese Dios que sale a mi encuentro cuando estoy huyendo. Cuando le he dado la espalda en mis errores, en mis pecados.

Entonces me mira a los ojos y me dice que no tenga miedo. Que lo puedo volver a intentar.

¿Hay segundas oportunidades? Siempre detrás de un santo hay un pecador. Delante de un pecador puede haber un santo.

Puedo cambiar las sombras con un poco de luz. Y puedo sembrar esperanza pese a todos mis miedos.

¿Pero seré fuerte esta vez? ¿Conseguiré hacerlo bien en medio de mis dudas e incertidumbres?

Pues no lo sé, el futuro no está bajo mi control. Pero Dios me dice que confíe y no tenga miedo.

Porque es el Dios de mis segundas oportunidades. Ahora quizás puedo hacerlo mejor. ¿O no?

Los hombres de Dios encuentran la paz en el camino porque viven arraigados en su corazón. Así debería ser más fácil.

Pero Dios respeta al máximo mi libertad. ¿Y por qué lo hace? ¿Acaso no conoce mis torpezas y ha vivido mis caídas?

No acabo de entender a este Dios misericordioso que me ama tanto que me da lo más sagrado que tengo, la libertad.

Sí, puedo ser libre para elegir, para optar, para decidirme. No me quita esa libertad. No me fuerza, no me presiona.

Me deja solo para que suba a lo alto de la montaña y atraviese los bosques más espesos. ¿Cuál será la vereda exacta, el sendero preciso?

Dios es un Dios de la vida, de la Gloria, de la Resurrección, de la alegría, de la esperanza. No es un Dios del Calvario.

La cruz forma parte de la vida. Igual que la resurrección que sueño y anhelo. Mi mente me puede hundir o puede levantarme en los peores momentos.

Pienso en la fortaleza de mi alma. En mi resiliencia y reciedumbre. Quiero luchar por encima de mis dolores y mis miedos.

Cada día de mi vida es una oportunidad nueva que Dios me da. Decía el papa Francisco:

«Esta es una oportunidad de conversión. Es un lugar de metanoia (conversión) lo que estamos viviendo, y es la oportunidad de hacerlo. Hagámonos cargo y sigamos adelante».

Tengo la oportunidad de cambiar, de vivir de otra manera, de resistir cuando nadie me da esperanza, cuando nadie cree en mí. Cuando la duda entra en mi corazón y en el de los que me aman y rodean.

Elijo vivir, elijo el amor, elijo el bien, elijo la esperanza. Elijo luchar hasta el último aliento de vida.

Me sostiene esa mano de Dios que viene a mí en los momentos de dolor. Adriana Arreola comentaba cómo ha vivido su enfermedad del cáncer:

«En los peores momentos la medicina fue aceptar la voluntad de Dios. Si me toca irme joven Dios sabe por qué. La clave está en aceptar su camino para mí. Orar es la medicina. Cuando le entregas los miedos y el dolor Él lo resuelve. Siempre sale el sol».

Dios tiene segundas oportunidades. Dios vuelve a elegirme incluso cuando yo me olvido de Él.

Mi mente puede hundirme y hacerme mirar la realidad con amargura. No puedo cambiar el día, no puedo alterar el camino.

Pero sí puedo cambiar mi ánimo para vivir con alegría y paz en el lugar donde Dios me quiere ahora mismo.

Quiero vivir bien. Amar bien. Mirar bien mi vida y confiar en su poder. No me acostumbro a todo lo que tengo. No pierdo la luz cuando la noche se cierne sobre mí.

Quiero el bien en mi vida, pero no lo controlo. Sí, elijo una forma sana de mirar las cosas. Para vivir las cosas bien tengo que mirar las cosas desde Dios. Decía el padre José Kentenich:

«Sólo podrá producirse un cambio si asumimos una posición neutral que expanda nuestro estrecho horizonte, trazado por el egoísmo, y nos haga ver las cosas en su verdadera magnitud. No la hallaremos ni en nosotros mismos ni en nuestros semejantes. Debemos ir más allá de ambos y colocarnos de forma inmediata sobre el terreno de Dios. De él es de quien reciben las cosas su medida y su peso. En efecto, él es la medida de todas las cosas».

King, Herbert. King Nº 2 El Poder del Amor

La medida adecuada de las cosas está en Dios. Yo no tengo la mirada correcta. Tengo que distanciarme de mí mismo para mirar mejor las cosas. Con más paz y libertad.

Desde esa perspectiva nueva miro las cosas con más alegría interior. Los miedos se van. Se calma el alma por dentro.

Y confío que Dios es un Dios de vida y de las segundas oportunidades. Puedo volver a empezar siempre de nuevo.

Tags:
amordioslibertadmisericordia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.