Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 05 julio |
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Bullying: ¿Cómo puede un niño con 12 años suicidarse?

TEENAGER BOY,

myboys.me | Shutterstock

La depresión y el Bullying infantil, un auténtico drama social

Alvaro Real - publicado el 16/02/22

El sufrimiento de unos padres que ven cómo su hijo se suicida, víctima del bullying. Necesitan nuestra oración y compañía

Drayke, tenía 12 años y estaba sufriendo bullying. Sus padres se habían puesto en contacto con el colegio y a principios de semana había regresado a casa con un ojo morado. Le dijo a su hermana que había sido producto de un altercado físico con un compañero.

El joven faltó a su entrenamiento de baloncesto, lo que más le gustaba y poco después intentó suicidarse. Sus hermanas lo encontraron, lo llevaron al hospital en estado crítico, pero no pudieron hacer nada. “Tenia 12…. 12 años de edad. ¿Cómo un niño de 12 años que fue amado ferozmente por todos piensa que la vida es tan difícil que necesita alejarse de ella? 💔💔💔”. Así muestra Samie Hardman, la madre de Drayke, en Instagram su dolor.

Con este mensaje quieren concienciar de los graves problemas que tiene el acoso escolar entre los jóvenes y promovieron un “hastag” en las redes sociales: #doitfordrayke

“Mi bello hijo estaba peleando una batalla que ni yo podía salvarlo. Es real, es silencioso y no hay absolutamente nada que puedas hacer como padre para quitar este profundo dolor. No hay señales, solo palabras hirientes de otros que finalmente robaron NUESTRO Drayke de este lugar cruel”, afirman sus padres.

Ante tanto dolor y sufrimiento sólo se puede llorar:

Y rezar, por eso pedimos una oración por Drayke y por su padres:

Dicen que cuando un niño cierra los ojos al mundo

un nuevo ángel nace en el cielo,

que cuando sus manos se cierran en la tierra

dos alas se despliegan en la eternidad.

Dicen que cuando un niño deja de palpitar,

un corazón limpio y puro late junto al de Dios,

que cuando dos pies virginales dejan de caminar,

un gran sendero con flores y plantas

espera en lo más alto de la cumbre.

Dicen que cuando un niño deja de vivir,

Dios lo recoge para que viva eternamente.

Porque un niño es sonrisa en la mañana,

tarde y noche, es juego y travesura.

Y por ello mismo, porque es esperanza

un niño nunca deja de existir.

Vive porque Dios como creador

no permite una obra inacabada,

no quiere que algo suyo quede injustamente en el olvido,

desea que este mundo nuestro

sea adornado por la belleza y la candidez,

la alegría y espontaneidad de un niño.

Por eso, cuando un niño cierra los ojos prematuramente

un nuevo ángel nace en el cielo,

dos alas se despliegan en lo alto,

un canto angelical se escucha en el firmamento,

un susurro celestial sostiene la tristeza del momento.

Hoy, un ángel existe:

en nuestra familia

en nuestro corazón

en nuestra fe

en nuestra esperanza.

Su nombre es….

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.