Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 05 julio |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

La tortura y el cáncer de John, el joven de quien habla el Papa

Giorgio Orsini | Famiglia Cristiana | Facebook

John, al centro, prima di partire per il suo ultimo viaggio in Ghana. Per affrontarlo ha dovuto farsi iniettare dosi massicce di morfina.

Gelsomino del Guercio - publicado el 10/02/22

Italia, su país "adoptivo", dio al joven migrante ghanés, que sufre un tumor hepático terminal, un último deseo: volver a África para volver a abrazar a su padre

Una vida dura, que culminó en un cáncer que no lo dejará escapar: el Papa Francisco contó, hace unos días, la hermosa historia de solidaridad que nació en torno a un joven migrante de Ghana, John Badri. Se trata de un migrante de 25 años que había encontrado una nueva vida y un trabajo en una bodega en Vignale Monferrato, en la provincia de Asti (Italia).

Una terrible enfermedad del hígado lo golpeó y solo pedía volver a abrazar a su papá antes de morir. En su tierra, en los brazos de la gente que no había visto en años. Vignale, entonces, se unió a esta frágil vida, para ayudar a hacer realidad su último deseo.

Famiglia Cristiana (6 de febrero) fue al país de John porque para algunos este hombre es una especie de «santo de a pie».

«John Badri llegó aquí desde Ghana a través de Libia. Allí permaneció dos años, sometido a torturas que aún conservan las marcas en su cuerpo», explica Gabriella Roato, propietaria de la bodega donde trabajaba el joven ghanés. «En su largo peregrinar luego llegó hasta aquí. Una historia lamentable como muchas otras. Aquí vivía con uno de sus compatriotas, uno de nuestros empleados, en un apartamento de la parroquia». 

Migrantes sudaneses torturados en Libia, mostrados en un video publicado por CNN

En un momento determinado, el joven migrante que cita el Papa Francisco comenzó a sentirse muy mal, “y lamentablemente cuando le descubrieron el tumor hepático que lo había golpeado violentamente, ya estaba en la cuarta etapa de la enfermedad. Desde el punto de vista médico y quirúrgico, ya no había nada más que hacer”.

John es católico, asistía a la parroquia y todos lo conocían. Durante el día recorría el pueblo en bicicleta, la gente lo había recibido con simpatía. “Cuando comenzó a sentirse más enfermo, solía venir a la iglesia a orar. Pero, sobre todo, me dejó acompañarlo en la oración durante los meses en los que el hospital Casale Monferrato lo había internado en el hospital para enfermedades terminales”, explica Gian Mario Cotti, representante de la parroquia y del municipio, con un brillo en los ojos.

Don Andrea Tancini, párroco de Vignale, cuenta las «confesiones» que le hizo Gabriella. “Ella es la que más ha hecho por John desde que se enfermó. Pero ella es modesta…», dice. “Fue ella quien le preguntó al chico en diciembre pasado qué quería como regalo de Navidad. Y él: “Me gustaría ir a casa de mi padre”. Se había dado cuenta de que sus esperanzas se estaban reduciendo rápidamente. Era una guerra contra el tiempo: con los días contados todos se dispusieron a ayudar a John a volver a su hogar en Ghana». Y Juan ya está en su tierra gracias a una gran colecta que se ha hecho en el pueblo.

Tags:
áfricaenfermedadinmigrantespapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.