Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 17 junio |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Usar ropa corta o pegada no es cristiano?

zespół lęku uogólnionego

B-D-S Piotr Marcinski | Shutterstock

P. Paulo Ricardo - publicado el 01/08/16

Pon amor en todo, también en tu imagen. Respuestas de un sacerdote a alguien que le preguntó sobre la forma de vestir sensual

El sacerdote Paulo Ricardo recibió esta pregunta: ¿Es pecado usar ropa corta o pegada? Su respuesta se centra en el amor.

Jesús resumió la moral cristiana en dos mandamientos principales: «Amarás a Yahveh tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza» y «Amarás a tu prójimo como a ti mismo«.

El núcleo del mensaje cristiano no es otro sino el amor.

Más allá de las leyes y la culpa

Quien no tiene eso constantemente frente a los ojos puede terminar interpretando la doctrina moral del Evangelio con un enfoque equivocado. Como si fuera un simple «código de leyes» o una exacerbación de los «complejos de culpa» mal resueltos del hombre.

En realidad no tiene nada que ver con eso.

Lo recordaba el papa Benedicto XVI. La fe cristiana es sobretodo el encuentro con una Persona, más que con «una decisión ética o una gran idea».

Y es a causa de ese encuentro personal y transformador que se desarrolla todo lo demás de la vida cristiana.

Cuando una persona viste una ropa sensual, es necesario considerar los tres objetos del amor cristiano.

Provoca a los demás

El primero y más evidente es el amor al prójimo. Porque quien se viste indecentemente causa escándalo a las personas a su alrededor, poniéndolas en ocasión de pecado.

Fue el propio Cristo quien dijo que «todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón» (Mt 5, 28).

Es verdad que las malas miradas y pensamientos sucios son iniciativa de otras personas. Pero quien quiere ser visto de modo «francamente provocador» actúa como un señuelo. Aunque no tenga una intención clara de «seducir al prójimo o excitar sus pasiones», cosa que sería aún peor.

Daña la propia persona reduciéndola

El segundo es el amor a sí mismo. Porque la persona que se viste de modo sensual y provocadora, al mismo tiempo en que revela los trazos de su cuerpo, termina escondiendo lo más importante que tiene: su alma.

Para comprobar esa verdad, basta mirar el humillante papel al que se prestan algunos hombres y mujeres bailando desnudos sobre los carros alegóricos carnavalescos, degradados como simples «pedazos de carne» a la vista.

THINKING
Te puede interesar:Sí, importa cómo te vistes

Piensa más en la opinión de los demás que en la de Dios

Es, finalmente, una falta contra el amor a Dios, muchas veces por temor mundano.

Cuando alguien sabe, por ejemplo, que debe vestirse dignamente, pero no lo hace por miedo al qué dirán o pensarán sus amigos o familiares, ¿no es que prefiere el amor de las criaturas al de Dios?

Ama con tu ropa

Observa, por lo tanto, cómo el uso de ropa corta o pegada constituye una gran falta a la caridad con Dios, con los demás y contigo mismo.

Por eso, el amor tiene que estar en todo, incluso en la manera de vestir. La próxima vez que abras tu armario para escoger tu ropa, recuerda: tú eres una persona que ama.

Tags:
amorcaridaddiosdoctrinaiglesiamodapecadovestido
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.